Páginas vistas en total

viernes, 13 de diciembre de 2013

Se acabó lo que se daba






    Terminamos del mismo modo que empezamos, con nuestra declaración de principios. Han sido unos meses de mucho trabajo pero creemos que el grupo heterogéneo que inició este proyecto ha ido poco a poco entremezclándose y este ha sido el resultado.

     Realmente, ha sido una experiencia enriquecedora por todas las partes posibles: hemos conocido otras maneras de ver el mundo en general y la lengua en particular; hemos explorado nuevas formas de comunicación y de trabajo; creemos que hemos sido capaces de explicar nuestro mundo, un mundo que vemos ya casi en blanco y negro, de un modo más atractivo.

    Esperamos que os haya gustado adentraros en este experimento lingüístico tanto como a nosotros y, sobre todo, muchas gracias todos los que nos habéis leído, tanto a los de lectura exhaustiva como a los de solamente el titular porque nos gustaría pensar que de modo u otro, habéis dejado entrar en vuestras casas algo tan personal y a la vez colectivo como es la palabra. 

Las palabras te llaman, las palabras te atraen, las palabras son a pesar de ti y de tu mala pronunciación. Las palabras son una herramienta para lo que queramos, una herramienta que nos hace amar, sufrir, soñar, ser engañados, engañar... Es lo que hace ser lo que somos
Juan Diego






jueves, 12 de diciembre de 2013

Lo que fuimos en lo que somos

Ojalá es una expresión utilizamos de manera frecuente cuando queremos que las fuerzas sobrenaturales, o tal vez aquellos hilos que dirigen nuestro destino actúen a nuestro favor y cumplan nuestros deseos, pero pocos se  percatan de que es una más de esa gran lista de palabras que han quedado en nuestro léxico como resultado de la influencia del árabe.

Que los árabes se asentaron en la Península Ibérica durante casi nueve siglos es algo que casi todo el mundo conoce, lo que muchos desconocen es que estos a pesar de su partida, dejaron en nuestra cultura un legado que quedó grabado de forma imborrable hasta nuestros días, a pesar de que el paso del tiempo nos haya hecho olvidar en muchas ocasiones su origen hasta tal punto que desconocemos que muchas de las palabras que utilizamos de forma habitual no son más que arabismos que han perdurado y han llegado hasta nuestros días desde la época del Al-Andalus.

Muchas de las palabras que los cristianos tomaron de los árabes en los tiempos del Al-Ándalus fue como consecuencia de la diferencia de nivel cultural que había entre ambos, por lo que los cristianos en muchas ocasiones se vieron obligados a asimilar determinadas palabras árabes, para asignar objetos, determinadas técnicas…que no existían entre ellos, por lo que no podían ser traducidas y se tomaron directamente. 

Glosario de algunos términos de origen árabe:
A: aceite, almohada, aceituna, alfombra, aduana, arroz

B: baño, barrio, bata, balde, baza, bellota
C: café, cifra, chaleco, chisme, cequia, cohol
D: dado, daga, diván, dante, destartalado-da, dinar
E: escabeche, elixir, elche, embarazar, engarzar, escaque
F: fideo, foz, falagar, faquir, farda, fulano-na
G: granadí, galima, guarismo, gabán, gandul-la, garroba
H: hola, harén, hachís, hazaña, hasta, harma
I: imam, islam, imela
J: jinete, jirafa, jarra, judía, jota, joroba
K: kermes
L: laúd, limón, lima, laca, leila, latón
M: meca, marroquí, mazmorra, mezquino, mezquita, muslim o muslime
N: nácar, nácara, nuca, noria, naranja, nazarí
O: olé, ojalá, otomano, olíbano, orzaga
P: paraíso
Q: quintal, quiosco, quilate
R: rehén, rabal, rasmia, rubia, ronda, rincón
S: sandía, serafín, sultán, sorbete, saharaui, siroco
T: tabique, taza, tambor, talco, taifa, tarima
U: ulema
V: valija, valí, visir
Y: yemení
Z: zanahoria, zoco, zafío, zoquete, zurrapa, zamacuco-ca

Fuente : Aulahispánica